La respiración masculina y femenina [+práctica]

biosexualidad Nov 25, 2021

Siguiendo con la relación de la respiración en la energía sexual (si no me has eschuchado hablar de ello, no te pierdas mis charlas on-line), quisiera profundizar un poco más en relación a los distintos tipos de energías en cada una de las formas de respiración.

Verás, ya te conté en un email anterior que hay tipos de respiración:

La respiración nasal y la respiración oral.

En él te escribía que la respiración nasal es particularmente de energía masculina, direccional y activa, Y la energía que predomina en la respiración oral tiene marcados tintes femeninos y receptivos.

Pero podemos ir sacándole más punta a esto.

Dentro de cada esencia, bien sea masculina o femenina, existen más particiones. Es decir, una energía femenina puede ser:

Femenina-femenina

Femenina-masculina

Esto significa que dentro de nosotros, seamos de predominancia masculina o femenina, existen más divisiones. En realidad las divisiones pueden llegar a ser infinitas y descubrirlas es un trabajo de verdadero relojero suizo.

Así pues, teniendo en cuenta el trabajo de respiración, el esquema sería este:


Respiración nasal:

Inhalación -> masculina-femenina.

Exhalación -> masculina-masculina

 

Respiración oral:

Inhalación -> femenina-femenina

Exhalación -> femenina-masculina

 

¿Por qué es así?

Si te tomas unos minutos para estar [email protected] a los diferentes perfiles de energía que fluyen en cada tipo de respiración, te darás cuenta que, salvo excepciones, la respiración nasal es más "activa" en la exhalación que en la inhalación.

Eso significa que hay más carga de energía masculina y más atención en la exhalación nasal que en la inhalación.

Así podemos concluir también que, si cuando estamos inmersos en la respiración nasal, tratamos de tomar conciencia de la misma y en concreto de la inhalación, notaremos cambios beneficiosos en nosotros.

Prueba a hacer esto:

Trata de poner más énfasis en la inhalación y suelta la exhalación, deja que simplemente la exhalación suceda. Simplemente trata de hacer más activa la inhalación que la exhalación, notarás rápidamente un aporte de relajación y presencia extra.

Notarás también que eso interrumpe la pauta mental. La mente cree en la rutina, es más, la mente es tremendamente rutinaria.

Cambiar uno solo de sus patrones de conducta hace que deje de generarse un bucle mental, del que pocos somos conscientes, cuyo resultado es el consabido estrés, tensión o bloqueo.

En definitiva, dentro de una actividad masculina, como puede ser respirar por la nariz, es sano y beneficioso encontrar el femenino para armonizar y equilibrar.

La idea es que el masculino no se quede nunca sin un poco de femenino y viceversa.

Y a la inversa sucede lo mismo.

De forma natural, cuando hacemos ejercicios y respiramos por la boca, solemos dar énfasis a la inhalación y soltamos la exhalación (al contrario que respirando por la nariz). Simplemente, invirtiendo la atención, creando una atención consciente en la exhalación podremos notar cambios interesantes a ser explorados.

Te invito a que experimentes qué sensaciones, emociones y/o pensamientos te sobresaltan tratando de hacer estos ejercicios.

Puede que sólo sea una experiencia más, pero una experiencia, al fin y al cabo, que nos puede acercar a un conocimiento más profundo de nosotros y nuestro comportamiento.

Un abrazo,
Gerard

PD: tienes más ejercicios como este en el curso de Biosexualidad, donde te ayudaré a gestionar todas estas sensaciones.

Sigue conectando conmigo y recibe mi newsletter con reflexiones, escritos, videos y novedades.

Recibirás contenido exclusivo y si no es de tu agrado, podrás darte de baja sin problemas.