CUARTO CAMINO

La máquina orgánica se establece en nosotros como el orden y mando de nuestro ecosistema. Desde ahí todo aquello que puede hacer el ser humano es golpearse inútilmente en buscar estrategias por salir de ese reinado.
 
El cuarto camino propone una alternativa basada en el trabajo con la atención, la voluntad, la observación y el esfuerzo en estructurar una nueva visión de uno mismo, liberada de la exclava sensación egoica del ser en un "yo soy" contundente donde los tres centros se establezcan armónicos. No es un trabajo fácil, pero es contundente.
G._iniciación_a_Fragmentos.jpg